Pensaras que manipular un código de programación es exclusivo de elitistas, resulta que desde mi punto de vista no es así.

Si lo notas, el día día vemos que está lleno de algoritmos con secuencias, condiciones y repeticiones en cada paso que damos, en cada instante que vivimos. Pero además, es obvio que en nuestro mundo existen cosas que identificamos porque somos creativos y las usamos por necesidad o ansiedad,  y para ello siempre nos apoyamos con herramientas que ayudan a manipular. El sentido de todo esto lo podríamos con ejemplos realistas.

Desde mi óptica, el algoritmo de la vida inicia con el despertar de nuestros sentidos, los cuales se apoderan del entorno que nos envuelve según el sabor que se emana en día.  Tal proceso es concurrente,  implícitamente, al mismo tiempo se acoplan dichos sentidos al quehacer diario, dándose así inicio a secuencias de lo que sucederá, cada uno toma decisiones según lo que se percibe en los alrededores, y por supuesto, el pensamiento dirige esa decisión tomar.

 Ustedes podrán imaginar muchas cosas con lo escrito hasta ahora, pero de verdad no tiene nada de qué ver con filosofía, es una deducción nada profunda del cómo explicar que todo lo que hacemos es algorítmicamente normal, así como un gran sistema, esperando que usemos o reutilicemos las cosas que están al alcance de nuestros sentidos.

Me atrevo aseverar que tal analogía de los sentidos trabajan de manera similar a un patrón al patrón requerido para el procesamiento de datos que exige el uso de cualquier lenguaje de programación para computadoras, lo que considero está fundamentado en cuatros grandes elementos que dan vida:

  • Herramientas que nos facilitan la vida.
  • Estructurar de los pasos a seguir de nuestros sentidos.
  • La precisión de los cálculos.
  • La identificación de los datos.
  • La forma de estructuras los datos.

Fíjense en algo, un lenguaje de programación requiere lo mismo que necesitan todos los demás lenguajes, por ejemplo, herramientas de edición, compilación y ejecución que faciliten su manipulación (la vida misma de nuestros sentidos), por otro lado, la combinación o articulación de las estructuras de programación secuencial, selectiva o condicionales y de ciclos o repeticiones (el modo en decidimos en la vida).  Por otro lado es necesarios procesar las entradas de datos para generar salidas de información efectivas y es por ello que los cálculos aritmético, lógicos, relaciones o funcionales dan la presión efectiva de los resultado, por otro lado, todo, léase bien, TODOS los lenguajes de programación amerita de síntesis que den forma y fondo al sentido de los datos y para ello el efectivo uso de identificadores de variable y con sus variantes, además de los contenedores con tipologías para el almacenamiento de los dato.

Finalmente, un algoritmo en sí mismo es un enfoque que permite guiar nuestros sentidos para conocer y dominar cualquier lenguaje de programación, sea este escrito en códigos comunes o en una codificación particular. Deducción importante y determinante para comprender los más de mil lenguajes de programación que existe en el mundo que gracias a nuestros sentidos común podríamos decidir cuál de ellos usar y no morir en el intento de aprenderlos todos.

@juanlaya

miperfil

Comentalo!

(Indica tu Comentario)

Facebooktwittergoogle_plusmail