Superando un gran obstáculo en la medicina de trasplantes, un nuevo estudio revela que se puede usar la nanotecnología para recalentar rápidamente muestras criogenizadas, sin dañar tejidos congelados delicados, lo cual podría algún día ayudar a convertir en realidad la conservación criogénica de órganos durante largos periodos de tiempo.

 

Más del 60% de los corazones y pulmones donados para su trasplante deben ser desechados anualmente debido a que estos tejidos no pueden ser mantenidos en hielo durante más de 4 horas. Incluso si tan solo la mitad de los órganos no utilizados pudieran ser trasplantados, las listas de espera para un trasplante se reducirían de manera espectacular en países como Estados Unidos.

 

fuente en linea: noticiasdelaciencia.com

Comentalo!

(Indica tu Comentario)

Facebooktwittergoogle_plusmail