La Action Cam se destaca por su GPS integrado y su capacidad para hacer streaming de video.

El estuche sumergible de la Action Cam se queda corto: apenas 5 metros de profundidad.

Foto: Archivo particular

El estuche sumergible de la Action Cam se queda corto: apenas 5 metros de profundidad.

¿Debería comprarse una Sony Action Cam como esta alguien interesado en, por ejemplo, en una Hero Go Pro como esta?

No es una pregunta fácil. Pero después de dos semanas con la inusual apuesta de Sony por el segmento del video de acción, estas son nuestras conclusiones:

Lo primero es el precio, que es en donde la Sony Action Cam se separa más de su competencia. Mientras que la Hero Black, uno de los modelos más exitosos de GoPro, se vende bien por encima del millón de pesos, la Action Cam se mueve alrededor de los 650.000. No es un mal precio para una cámara capaz de grabar video HD a 60 cuadros por segundo o HD a 120 cuadros por segundo.

Es más, si quiere irse al extremo y grabar en cámara lenta, encontrará que esta cámara es capaz de darle tomas de 240 cuadros por segundo.

La calidad de la imagen es la misma a la que nos tiene acostumbrados la japonesa, con un desempeño especialmente destacado en condiciones de poca luminosidad. Con una carga, su batería ofrece unas nada despreciables dos horas y media de grabación continua. Su capacidad para grabar audio de alta calidad es sobresaliente y su GPS incorporado ofrece un grado de versatilidad más allá del deber.

Pero la Action Cam va más allá de la grabación de tomas espectaculares. Su capacidad de streaming permite configurarla (ajustando previamente un servicio desde un computador) para transmitir en vivo a la Internet. Con solo configurar una cuenta de Ustream, se vuelve cosa de oprimir un botón y listo.

Sin un display integrado, usted depende del celular para controlar la cámara y modificar el encuadre. La cámara viene con un estuche sumergible que, sin embargo, solo ofrece protección hasta cinco metros de profundidad, por lo que no es una opción real para buzos profesionales. En cambio, sí ofrece verdadera protección contra salpicaduras u ocasionales y muy literales embarradas.

Referencia: http://www.eltiempo.com

Comentalo!

(Indica tu Comentario)

Facebooktwittergoogle_plusmail