En la película, se pone su peculiar traje tecnológico y finaliza cualquier altercado que se haya producido en cualquier lugar, en cualquier momento. Ahora, en la vida real, vemos como el contratista de defensa Raytheon ha desarrollado un traje exoesqueleto, que permitiría a los soldados, levantar mucho peso, muchas veces y sin esfuerzo, además de subir escaleras sin cansarse.