Mediante una investigación realizada por científicos de la universidad de Carnegie Mellon , y con la ayuda de un algoritmo, se identificaron los patrones que se originan en nuestros cerebros cuando pensamos en diferentes palabras y con ellas formamos oraciones, los expertos lograron leer los pensamientos con un 87% de exactitud.

¿Cómo lo consiguieron?

Utilizando la inteligencia artificial, los científicos desarrollaron un algoritmo que detecta e identifica las señales neuronales  emitidas por el cerebro humano y con el análisis de las mismas puede leernos la mente, para hacerlo instalaron a la inteligencia artificial a recopilar información de una máquina de resonancia magnética, con la ejecución del algoritmo determinó los patrones de activación del cerebro y la manera en que estos se comportan para la creación de pensamientos anidados.

Se sometieron a siete participantes para probar la i.a junto con el algoritmo, dando como resultado una lectura de lo que estaban pensando las personas con un 87% de precisión. El algoritmo fichado como adivino opera con un alfabeto de 47 conceptos distintos como, el tamaño, la ubicación, los colores, las acciones y otros elementos que conforman pensamientos complejos lo que le ayuda a dar un veredicto que incluya un sujeto, una acción y un lugar.

Afirma Marcel Just, líder del trabajo, que uno de los avances más relevantes del cerebro humano es la capacidad de juntar pensamientos individuales para formar ideas completas, esto se refiere a no solo pensar en una bicicleta, si no, en, me gusta ir al parque a pasear en bicicleta .

Observación de los expertos

Identificar y codificar los bloques de pensamiento humano es algo que no se había hecho antes, y se pudo determinar que estos bloques parecen ser iguales, independientemente de donde venga la persona, cual sea su índole o su lengua materna, dice Just que este avance permite armar pensamientos que contienen varios conceptos para formar ideas completas. Además de su función primaria el sistema también puede realizar el mismo proceso pero a la inversa, donde se le introduce una oración y este proporciona una imagen de cómo hubiera reaccionado el cerebro humano para estructurarla.Imagen relacionada

Fuente:muyinteresante.es 

Comentalo!

(Indica tu Comentario)

Facebooktwittergoogle_plusmail