En una época caracterizada por la globalización y el aumento en la competencia internacional, la educación es uno de los protagonistas principales en esta nueva interacción mundial. En Desiderio (2007) se considera que los estudiantes “globales” necesitan de una educación que les ayude a pensar globalmente para poder contribuir al desarrollo mundial, como personas íntegras y socialmente consideradas. Hoy en día se debe preparar el camino para que el alumno piense y actúe “en” y “con” el mundo en el que está inmerso. Una vía para lograr la integración mundial es a través de las redes sociales. Las redes sociales son espacios de Internet donde las personas publican y comparten todo tipo de información, personal y profesional, con terceras personas. De este modo, las redes sociales favorecen el trabajo colaborativo y la democratización de los contenidos, siendo el lugar propicio para que los usuarios desarrollen la propia Red.

 

En el ámbito educativo, uno de los objetivos principales que se plantea al utilizar la Web 2.0 es ir más allá de los estándares técnicos y buscar una verdadera capacidad de compartir datos y conocimientos a través de Web. Las redes sociales pueden jugar un papel clave en la integración social y en la cohesión a través de la transmisión del conocimiento, no sólo a nivel intergeneracional, sino a nivel internacional. En las redes sociales educativas los usuarios comparten conocimientos sobre una determinada materia o disciplina, muestran sus trabajos y ponen su experiencia a disposición de los demás, y como contrapartida pueden beneficiarse de las aportaciones de los demás miembros de la red (Abuín; 2009).

 

La utilización de las redes sociales en educación favorece la interacción y la comunicación entre estudiantes, egresados, empleadores o la sociedad en general, ampliando y reemplazando los espacios y tiempos de aprendizaje (Esteve; 2009).

 

Comentalo!

(Indica tu Comentario)

Facebooktwittergoogle_plusmail